Semillas de Calabaza-Good Lunchies

Compartir:

¿Qué son y qué aportan las semillas de calabaza?

Las semillas de de calabaza, pepitas de calabaza o pipas de calabaza son las semillas. Son alimentos utilizados desde la antigüedad tanto por sus propiedades medicinales como por sus propiedades alimentarias. De hecho, se cree que las primeras calabazas fueron domésticas por sus pepitas y por su piel, no por su carne.

 

Parece ser estas calabazas tenían un sabor tan áspero que no se podían comer, mientras que sus semillas eran más dulces. Poco a poco, se consiguieron variedades con pulpa de mayor calidad hasta conseguir frutas de las que se aprovecha el fruto entero.

 

 

 

 

Valor nutricional de las pepitas de calabaza

Desde un punto de vista alimentario, las semillas de calabaza son pobres en hidratos de carbono (10%) y contienen principalmente grasas (50%) y proteínas (30%), entre las que se encuentran gran cantidad de ácidos grasos esenciales. También son muy ricas en fibra.

 

Entre las principales vitaminas y minerales que contienen, destaca su aporte en vitaminas del grupo B, potasio, fósforo, calcio, y son una de las mejores fuentes de magnesio, selenio y zinc de la dieta.

 

Es necesario considerar que las semillas de calabaza deben abrirse para comer su interior. Estas se deben consumir lo antes posible, dado que se ponen rancias con facilidad.

 

En el caso del aceite de pepitas de semilla de calabaza, se debe utilizar en frío y conservar en refrigeración (no calentar), ya que por su elevado contenido en ácidos grasos poliinsaturados (omega 6 y 3), resulta muy sensible a las temperaturas y a la oxidación.

 

 

 

Pepitas o semillas de calabaza

Pepitas de calabaza y sus propiedades en la medicina natural, tradicionalmente, las semillas de calabaza se han utilizado con fines medicinales para combatir las lombrices intestinales y para eliminar la retención de líquidos del organismo. La Medicina Tradicional China las ha usado para deshacerse del exceso de mucosidades del aparato respiratorio.

 

 

 

 

Las aplicaciones medicinales de las semillas de calabaza (zapallo) son las siguientes:

 

Las semillas de calabaza son ricas en grasas saludables

Las semillas de calabaza (zapallo), como muchas otras semillas oleaginosas, son una fuente importante de grasas saludables, que son las populares grasas omega 3 y omega 6. Las llamamos grasas saludables o grasas buenas porque, en cantidades adecuadas en la dieta, proporcionan beneficios para la salud.

 

En su composición, las pepitas de calabaza están formadas por un 50% de grasas, de las cuales aportarán una buena cantidad de omega 3 y, sobre todo, omega 6 al organismo (aunque principalmente, omega 6, ya que el omega 3 se encuentra en menor proporción en las semillas). Ambos tipos de grasas proporcionan ventajas muy importantes para la salud, tales como ayudar a:

Disminuir los niveles de colesterol

Mejorar la hipertensión

La disminución de la inflamación en enfermedades como la artritis

Prevención de ciertos tipos de cáncer.

 

Las semillas de calabaza, además de ser muy beneficiosas también para el aparato circulatorio, tienen propiedades adecuadas en tratamiento del síndrome premenstrual, como antiinflamatorio natural para el dolor y la inflamación.

 

 

 

Aceite de Estiria antiinflamatorio

Existe un aceite especial, llamado aceite de Estiria, que se produce a partir de las semillas tostadas de la calabaza en la región austríaca del mismo nombre, a partir de una variedad de calabaza (Cucurbita pepo var. styriaca). Este aceite se vende en las tiendas de productos dietéticos con propiedades antiinflamatorias y antiartríticas.

 

 

Proteínas de las semillas de calabaza

Además de su contenido en grasa saludables, las semillas de calabaza también destacan por su aporte en otros muchos principios nutritivos, entre los que se encuentran sus proteínas (30% de su composición), fibra (7%), minerales y muchas vitaminas del complejo B.

 

Por lo tanto, al añadir dos cucharaditas de semillas de calabaza (10 g) a las ensaladas, sandwich, o recetas, estamos aportando gran cantidad de nutrientes. Además proporcionan una textura crujiente y un sabor tostado muy agradable a los platos.

 

Naturalmente, su riqueza en aceites les otorga un aporte superior en calorías que muchos otros alimentos. Sin embargo, no están contraindicadas para personas que deseen adelgazar. En primer lugar, porque 10 g de pepitas de calabaza (una cucharada sopera), proporcionan solamente 60 calorías (kcal), lo que no supone un aporte muy importante de energía.

 

En segundo lugar, es un alimento que obliga a masticar y que es rico en fibra, proteínas y grasas, lo cual proporciona mucha saciedad y ayudará a sentirse más satisfecho después de las comidas y a no comer o tener hambre entre horas.

 

 

 

 

¿Se deben contar calorías para perder peso?

Además, respecto al tema de las calorías, se ha demostrado que para adelgazar no es suficiente con tener en cuenta solamente las calorías de los alimentos, sino que se deben tener presentes muchos otros factores de los alimentos que sí son perjudiciales.

 

Los alimentos más perjudiciales para los obesos y diabéticos son aquellos con alta densidad calórica y ultraprocesados (alimentos refinados o que contienen harinas y azúcares añadidos, sin valor nutricional (vitaminas ni minerales), con sabores hiperpalatables que producen adicción a la comida ( con mucha sal, edulcorantes, potenciadores del sabor),etc.

 

Bajo estos criterios, las semillas de calabaza son muy saludables a pesar de ser ricas en grasas (o, mejor dicho, debido a su contenido en grasas saludables ya que no tienen otros ingredientes añadidos). Por lo tanto, debemos ser prudentes en su recomendación en casos de obesidad. Comidas con mesura, las semillas de calabaza sacian el hambre y aportan toda su riqueza y los beneficios de sus aceites y oligoelementos.

 

 

 

Semillas de calabaza y sus propiedades antioxidantes

Las semillas de calabaza, como tantos alimentos vegetales naturales, es un alimento con propiedades antioxidantes. Esta propiedad se puede intuir al ver su color verdoso, que es debido a su contenido en clorofila. Además, el color amarillo de su interior es por su contenido en carotenoides y luteína. Todos ellos son pigmentos vegetales con propiedades antioxidantes.

 

Además, este alimento contiene cantidades elevadas de vitamina E, selenio y zinc, que son componentes que también tienen propiedades antioxidantes. Recordemos que los antioxidantes son importantes para desintoxicar el organismo (ayudan al hígado en sus funciones depurativas), para evitar el envejecimiento prematuro de las células, y para prevenir los daños que producen los radicales libres sobre las arterias y el corazón (reducir el riesgo cardiovascular).

 

Su poder antioxidante las convierte en un buen recurso para mantener las células en buen estado y prevenir la degeneración que los radicales libres ejercen en las mismas. Las semillas de calabaza ayudan a mantener el organismo más joven y reducir el riesgo del desarrollo de algunos tipos de tumores cancerosos, cuando se acompaña de una dieta y hábitos de vida anticancerígenos.

 

 

 

¿Qué vitaminas y minerales aportan las semillas de calabaza?

Como muchas semillas oleaginosas, las semillas de calabaza proporcionan gran cantidad de minerales, entre los que destacan el potasio, el fósforo, el magnesio, el calcio, zinc y hierro. Estos resultan ideales como alimento altamente remineralizante para toda dieta saludable, especialmente en niños durante edades de crecimiento, estudiantes, adultos, ancianos, deportistas, personas con fracturas, osteoporosis o problemas de huesos. Incluso para la anemia, las semillas de calabaza son ideales ya que proporcionan 1 gramo de hierro y mucha vitamina B9 (folatos) por ración (Añadir a las recetas).

 

Cuando se dan semillas a los niños, para evitar peligro de atragantamiento, a los más pequeños se les deben dar trituradas.

 

 

 

 

 

 

Semillas de calabaza, un alimento muy adecuado para los hombres

Infertilidad masculina: son los alimentos más ricos en arginina, un aminoácido que ayuda a fabricar espermatozoides. Junto con el zinc, son componentes muy importantes para la fertilidad.

 

Problemas de próstata: Tal como demuestran los estudios científicos, las pepitas o pipas de calabaza ayudan a prevenir el agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática) porque contienen un principio llamado cucurbitacina. Al mismo tiempo, al tratarse de una planta con propiedades diuréticas, permite vaciar la vejiga urinaria, paliando los efectos desagradables de esta patología.

 

Propiedades tranquilizantes y para el sistema nervioso de las semillas de calabaza

Las pepitas de calabaza son muy adecuadas cuando existen trastornos nerviosos porque proporcionan muchas vitaminas del complejo B, entre las que destacan la niacina, la riboflavina, la tiamina y piridoxina (vitaminas B3, B2, B1 y B6 respectivamente), todas ellas, necesarias para nutrir el sistema nervioso y para sentirnos llenos de energía.

También tienen relación con el control del ritmo de sueño, por lo que se vienen recomendando tradicionalmente sobre todo en situaciones de estrés, depresión, insomnio y nerviosismo o intranquilidad.

 

 

 

Semillas de calabaza, muy ricas en ácido fólico

También son muy ricas en ácido fólico (vitamina B9), una vitamina importante para los fumadores y personas con colesterol, ya que esta vitamina ayuda a limpiar la sangre de tóxicos y mejora la circulación. Los requerimientos de esta vitamina aumentan durante el embarazo y la lactancia por lo que introducir unas semillas de calabaza diariamente en la alimentación es ideal para completar la alimentación de las madres o futuras madres.

 

 

Semillas de calabaza para el cuidado de la piel

Los componentes anteriormente citados también contribuyen al cuidado de la piel, ayudando en la curación de heridas o manifestaciones como el acné. Por su riqueza en tirosina (precursora de la melanina), es adecuado tomar estas semillas cuando queremos hacer una dieta para broncearnos.

 

A nivel de minerales es una hortaliza muy rica en potasio, rica en fósforo y magnesio, y en menor cantidad de calcio, hierro, zinc, sodio, manganeso, selenio y cobre. A nivel de vitaminas es una hortaliza muy rica en vitamina A y rica en vitamina E, vitamina C y vitamina B9, entre otras vitaminas de grupo B.

 

 

 

 

Los dátiles son ricos en hierro, potasio, calcio y magnesio y son una fuente importante de fibra. También tienen un elevado contenido de calorías, lo cual los convierte en una excelente fuente de energía. Por su sabor dulce, los dátiles también son una alternativa adecuada a los azúcares refinados.

 

 

Tiene un contenido muy alto en agua por ser una hortaliza.

Nos aporta poca energía en forma de calorías, que nos ayudan a mantener la vitalidad.

Tiene un contenido en grasa muy bajo.

Tiene un contenido bajo en proteínas.

Tiene un contenido considerable en carbohidratos, sobre todo almidones.

Por su contenido la vitamina B9, nos ayuda a crecer correctamente.

Por su contenido en magnesio, ayuda a la contracción y relajación de la musculatura.

 

 

 

Nos ayuda a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo, por su contenido en potasio.

Nos ayuda a mantener unas correctas funciones cerebrales, por su contenido en fósforo. Además, conjuntamente con el calcio, mantiene el equilibrio de la formación de unos huesos fuertes.

Nos protege la piel y ayuda a mantenerla sana, por su contenido en vitamina A.

Nos protege de los resfriados y ayuda a cicatrizar heridas, por su contenido en vitamina C.

Nos protege de los tóxicos y del envejecimiento, por su contenido en vitamina A, vitamina C, vitamina E, zinc y selenio.

 

 

 

 

MANTÉNGASE EN UN LUGAR FRESCO, SECO Y LIBRE DE HUMEDAD.
DESPUÉS DE ABIERTO, CIERRE BIEN EL ENVASE.

¿Le podemos ayudar?