Broncolitox – Ungüento de Tomillo

Compartir:

El tomillo (Thymus vulgaris L.) es una planta que destaca por su fragancia. Este olor es debido a que contiene aceite esencial rico en timol y carvacrol, dos sustancias con propiedades antibióticas, expectorantes y balsámicas.

Tradicionalmente, el tomillo se ha utilizado para el tratamiento de enfermedades infecciosas, especialmente aquellas que afectan al aparato respiratorio. Debido a su poder antiséptico, el tomillo también era una de las plantas que utilizaban los Egipcios para embalsamar las momias y evitar la putrefacción de los cuerpos.

Tomillo y sus propiedades antibióticas

El tomillo es considerado un antibiótico natural y una de las mejores hierbas desinfectantes, debido a su enorme riqueza en timol y carvacrol. Resulta muy útil como coadyuvante del tratamiento con antibióticos.

Infusiones de tomillo para el aparato respiratorio

El médico y apotecario inglés Nicholas Culpeper (1616 – 1654) en su libro » Complete Herbal», dice del tomillo lo siguiente:

<< El tomillo vigoriza los pulmones, no habiendo mejor remedio para la tos ferina. Purga el cuerpo de la flema y es un excelente remedio para el aliento corto. Un ungüento hecho de él elimina las hinchazones calientes y las verrugas, ayuda a la ciática y a la dificultad de visión, y elimina los dolores y las durezas del bazo, siendo excelente para aquellos que padecen de gota. Si se toma la hierba por dentro, reconforta grandemente el estómago. >>

El tomillo es un potente antiséptico respiratorio, que elimina los gérmenes y reduce los síntomas de las infecciones que estos producen, entre ellos la fiebre o el malestar. En medicina tradicional, el tomillo ha sido ampliamente utilizado por sus propiedades antitusivas, balsámicas y mucolíticas, en el tratamiento de la  bronquitis, tos, anginas, para el dolor de garganta, asma y pecho cargado.

Propiedades del tomillo para aumentar las defensas

Las propiedades del tomillo para luchar contra las infecciones se ven potenciadas por la propiedad de esta planta para aumentar las defensas naturales del organismo.

El tomillo aumenta la actividad de los linfocitos o células defensivas del cuerpo, ayudando así a luchar contra las infecciones. (Tomar tomillo en la alimentación, p.ej. en sopas de tomillo) (Infusión de tomillo, tres tazas al día de una cucharadita de flores secas por taza).

En un estudio del 2014 con 84 participantes de entre 19 y 23 años, se comparó la eficacia del aceite esencial de tomillo con un medicamento antiinflamatorio (ibuprofeno) en el tratamiento del dolor menstrual.

Se dividieron tres grupos: tratados con ibuprofeno (200 mg), con tomillo (25 gotas de aceite esencial diluido al  2%) y con un placebo. Las participantes evaluaron su dolor en una escala. Los resultados mostraron que el tomillo es tan bueno como el ibuprofeno en el tratamiento de la dismenorrea o dolor menstrual. La ventaja de utilizar aceite esencial de tomillo es que carece de los efectos secundarios que suelen producir los fármacos, como dolor de cabeza, mareos, somnolencia, diarrea, pérdida del apetito, náuseas, acné, vómitos o toxicidad hepática.

Otros usos del tomillo

Jaquecas o dolor de cabeza

Especialmente cuando este dolor afecta a un lado de la cabeza.

Tranquilizante

El tomillo es un relajante natural y somnífero muy suave. En situaciones de cansancio o pesadez general (Aquí influye mucho el aminoácido lisina), que resulta imprescindible en el organismo para que los jóvenes tengan un adecuado crecimiento y cuya falta puede provocar, entre otros síntomas, la sensación de cansancio o pesadez

general ).

Antirreumático

Su riqueza en timol la hace muy adecuada para el tratamiento de las enfermedades reumáticas.

Las propiedades antibióticas de esta planta se recogen en la sabiduría de la cocina tradicional.

Ungüento para el pecho, coadyuvante en el tratamiento como antitusivo, con actividad expectorante que favorece la eliminación de las secreciones bronquiales.

· Antiinflamatorio
· Expectorante
· Gripe y resfríos
· Tos con flemas
· Bronquitis

· Antiséptico
· Sinusitis
· Asma
· Analgésico
· Bronquitis

No usar en mujeres embarazadas, ni en periodo de lactancia.

No utilizar en niños menores de 4 años. En general, los aceites esenciales no deben aplicarse en las áreas perinasales en niños menores de 2 años, por el riesgo de laringospasmo.

Los preparados a base de tomillo están contraindicados en caso de hipersensibilidad a alguno de sus componentes, a otras labiadas o a los bálsamos.

ALMACENAMIENTO 

Manténgase en un lugar fresco, seco, libre de humedad y lejos de la luz directa del sol.

ADVERTENCIAS 

Manténgase fuera del alcance de los niños.  El aceite esencial no debe aplicarse sobre heridas ni piel irritada. Es importante lavarse las manos con agua fría y jabón tras la aplicación tópica del aceite esencial; de lo contrario, puede producir irritación de ojos y mucosas.
Si los síntomas persisten consulte a su médico. 

Utilizar por máximo 1 semana de uso continuo.